Los cimientos de los muros son los responsables de soportar los empujes laterales y verticales debidos a empujes del terreno y al peso de la construcción que soporta el muro.

Muro de bloque de morteroLas dimensiones de los cimientos dependen de la carga que deban soportar y de la resistencia y composición del suelo.

Para la construcción de los cimientos debe tenerse en cuenta:

  • Cimientos protegidos contra heladas y la acción del hielo, incrementando la profundidad de los mismos según cada zona geográfica.
  • No deben de tener una anchura inferior a 40 cm.
  • Es necesario que descansen sobre una capa de limpieza de hormigón de 5 cm de espesor.

Proceso de trabajo:

Construcción de la cimentación

  1. Muro de bloque de morteroProceder al marcado de la cimentación con estacas clavadas en el suelo.

Para trazar ángulos rectos, utilizar la regla 3-4-5.

  1. Clavar las miras a cada lado del muro para colocar los hilos que delimitaran los dos extremos transversales de la cimentación.
  2. Excavar mecánica y/o manualmente la zanja donde se ubicará la cimentación y el arranque del muro, teniendo en cuenta el talud natural del terreno para evitar desprendimientos de tierra en el interior de la zanja.
  3. Hormigonar el fondo de la zanja con una chapa de limpieza de 5 cm de espesor, comprobando los niveles (cimentación y arranque de muro).
  4. Colocar la armadura de la cimentación con los calces inferiores y ligar las barras de acero corrugado para evitar que se desplacen al verter el hormigón.
  5. Proceder al hormigonado de la cimentación, aplicando un vibrador mecánico para conseguir que las bolsas de aire internas salgan a la superficie y el hormigón quede homogeneizado.

Pasar una reglada de madera en la coronación de la cimentación para conseguir una superficie pulida que permita el correcto arranque y asentamiento de los bloques de mortero en la cimentación.

Construcción del muro:

  1. Muro de bloque de morteroDespués del endurecimiento del hormigón de la cimentación (12 horas aproximadamente), proceder al marcado del muro sobre la cimentación.
  2. Preparar una chapa de mortero nivelada para el arranque de la primera hilada de bloques.
  3. Colocar la primera hilada de bloques, teniendo en cuenta que cada 3,00 metros debe de colocarse un machon perpendicular para reforzar la estabilidad del muro. Comprobar la verticalidad y planeidad de cada pieza con plomada y nivel.
  4. Para continuar el resto de filas de bloques, colocar un regle a cada extremo alineados y atar un cordel a nivel con la altura de la fila del bloque, para seguir la alineación de extremo a extremo del muro.
  5. Las hiladas de bloques se irán colocando con mortero en su base con la punta de la paleta según figura.
  6. Rellenar las juntas verticales de los bloques, a medida que se van colocando con mortero.
  7. Eliminar el sobrante de mortero y perfilar las juntas  con ayuda de la paleta.
  8. Colocar la armadura vertical de los machones.
  9. Acabar de perfilar las juntas que hayan quedado huecas.
  10. a) Si el muro no va a revestirse y va a quedar visto, es necesario perfilar las juntas con un perfilador al uso.

b) Si el muro va a revestirse, mojarlo con ayuda de un trozo de poliestireno para regularizar la superficie del muro.

Muros de bloques de mortero